Gachas manchegas

Gachas manchegas

Gachas manchegas

Mi madre nos prepara gachas siempre que volvemos a casa por Navidad y en Semana Santa ¡es reconfortante volver a sentir ese sabor familiar!. Las gachas hay que consumirlas con moderación; cuando he querido averiguar un poquito más sobre la harina de pito (la base de esta receta) me he enterado de que se fabrica a partir de una planta que puede producir una importante enfermedad neurológica si se abusa mucho (pero mucho) de ella. Al parecer, en la postguerra española, la harina de pito (o almorta) produjo un gran daño entre las personas que no tenían otra cosa que comer más que gachas a diario. Por si a alguien le interesa el tema, aquí dejo un texto muy conocido sobre la historia de este alimento y otro texto más actual y alentador sobre las harinas de pito que se comercializan hoy en día.

Según Wikipedia “La almorta, chícharo, guija, pito o tito (Lathyrus sativus) es una especie perteneciente a la familia de las Leguminosas (Fabáceas), conocida en el ámbito mediterráneo, y también en Asia y África.” A partir del fruto de esta planta, parecido a un garbanzo, se fabrica esta harina cuyo consumo en la España actual bien parece deberse sobre todo al gusto por mantener el arraigo de las tradiciones gastronómicas propias y familiares. La harina de almorta se puede encontrar en algunos supermercados de Mercadona pero, según mi madre, el sabor no es exactamente igual al de la harina de pito que venden en los colmados tradicionales manchegos.

Ingredientes:

Para dos personas

– 4 ajos enteros, rajados y sin pelar

– 3 cucharadas soperas de aceite

– 4 lonchas de panceta fresca troceada y sin piel

– 4 chorizos pequeños troceados y sin piel

– 3 cucharadas soperas de harina de pito

– 1 cucharadita pequeña de pimentón

– Agua

– Sal

 Elaboración:

En una sartén se pone a calentar el aceite y se fríen los ajos enteros, se sacan y se procede a freír la panceta. Se sala y cuando ya está un poco hecha se añaden los chorizos y se continúa sofriendo todo bien. A continuación  se baja un poco el fuego,  se añaden las tres cucharadas de harina de pito y se va tostando sin dejar de remover para que no se queme. Se añade una cucharadita de pimentón  y  procedemos como con una bechamel pero con base de agua. Se va añadiendo el agua poco a poco  (1 ó 2 vasos según se vayan quedando secas) y procuramos deshacer al mismo tiempo la harina con un cucharón de madera para que no queden grumos. Se deja cocer removiendo de vez en cuando, rectificamos de sal y cuando las gachas manchegas tengan cierta consistencia  (ni líquidas ni sólidas),  se retiran del fuego y se consumen inmediatamente con una buena hogaza de pan.

Gachas manchegas

Gachas manchegas

Anuncios

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s