Asadillo

Asadillo manchego

Asadillo manchego

En esta época del año el olor de unos pimientos asándose en el horno da una grata sensación de hogar calentito y acogedor. Sobre todo cuando fuera está lloviendo a cantaros, que es exactamente lo que está ocurriendo ahora mismo. Aprovechamos para asar cuatro pimientos y hacer otra de las recetas manchegas de mi madre, asadillo. Ya era hora, que tenía el blog totalmente abandonadito…

Ingredientes:

. 4 pimientos rojos

. 1 kg de tomates

. 2 huevos

. 1 diente de ajo

. Cominos (1 cucharadita de café)

. Azúcar (1 cucharada sopera)

. Sal

. Aceite de oliva

. 1 vaso pequeño de agua

Elaboración:

En primer lugar ponemos el horno a 200ºC, lavamos los pimientos y los colocamos en una fuente dentro del horno. Hay que vigilarlos de vez en cuando y darles alguna vuelta para que no se queme demasiado la piel del pimiento, aunque luego se la vayamos a quitar. Yo los saco del horno cuando veo que están blanditos y la piel se empieza a despegar de la carne sin problema al tocarla con las pinzas. Se dejan entibiar un poco y a continuación se les quita la piel, las pepitas y se cortan en tiras. El líquido que sueltan los pimientos al asarse hay que reservarlo para incluirlo en la elaboración de la receta.

A la vez que ponemos los pimientos en el horno, preparamos un cazo con agua, sal y  dos huevos que cocemos por espacio de 10 minutos desde el momento en que empiecen a hervir. Transcurrido ese tiempo los metemos en agua fría un poquito, luego los pelamos y reservamos también.

Pelamos un kilo de tomates, los trituramos con la batidora y los echamos en una cacerola donde hemos precalentado un poquito de aceite. Los freímos a fuego medio por espacio de quince minutos. No suele ocurrir, pero si se quedasen sin líquido se  le puede añadir un poquito de agua  para que sigan hirviendo el tiempo necesario. A continuación, se incorporan los pimientos a la cacerola, junto con su jugo (el que hemos reservado cuando los asamos) y se mantiene todo junto, esta vez a fuego lento, durante otro cuarto de hora.

Mientras, en un mortero se maja un diente de ajo, los cominos y la sal. Se agrega un vasito pequeño de agua al majado, se mezcla todo bien y se vierte sobre el guiso. Añadimos la cucharada de azúcar y dejamos cocinar otros cinco minutos. Apagamos el fuego y añadimos un chorreón grande de aceite de oliva pero no retiramos la olla, así se termina de hacer un poco más con el calor.

Este último paso es cosecha propia de mi madre porque a ella le gusta restarle un poco de sabor crudo al aceite. Lo cierto es que su madre, mi abuela Concha, retiraba la olla del fuego y entonces le añadía el chorreón de aceite. Supongo que ésta es la forma correcta de hacerlo, cuestión de gustos.

Se suele servir en frío, con huevo duro por encima. A Libo le gusta mucho con sardinas de cuba pues el asadillo manchego es un buen acompañamiento para pescados.

Asadillo manchego

Anuncios

2 pensamientos en “Asadillo

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s