Tarta de zanahoria y chocolate irrepetible

 

Tarta de zanahoria y chocolate

Tarta de zanahoria y chocolate

Esta magnífica tarta la hizo mi marido el domingo por la tarde, porque no le dejé cocinar en todo el fin de semana y estaba con el monillo cocinero. La tarta he de decir que estaba espectacular, no duró casi nada, se dejaba comer y no era empalagosa.

Le hice unas cuantas fotos totalmente entusiasmada y dispuesta a poner aquí la receta PERO  ¡mi marido no recuerda como la hizo!. Empezó muy formal, siguiendo los pasos de una receta que encontró en internet y cuando se quiso dar cuenta, ya estaba echando en el bol los ingredientes que se le iban cruzando por el camino ¡Ole, qué arte!.

Al menos dejo aquí la foto para el recuerdo. ¡Feliz día de San Valentín! emoticono guiño 

Arroz con patatas y bacalao

Arroz con patatas y bacalao

Arroz con patatas y bacalao

Ahora que estamos a las puertas del carnaval,  me he dado cuenta de que los platos de mi madre que más me gustan son los típicos de la Cuaresma. Pienso en su potaje de garbanzos o su arroz con bacalao y se me hace la boca agua. Claro que luego llega Semana Santa y se pone a hacer torrijas,  arroz con leche o  pelluelas dulces y me pasa lo mismo.  Podría decirse que mi madre sigue a rajatabla la tradición gastronómica religiosa y a toda la familia nos parece “divino”. Vamos a ir practicando estas recetas, comenzando por el arroz con patatas y bacalao. Sigue leyendo

Gofres caseros

Gofres caseros

Gofres caseros

Los Reyes Magos me han traído ¡UNA GOFRERA! y claro, el primer domingo en casa los niños no podían quedarse sin estrenarla. En fin, que se me estropeó la sandwichera y aproveché las fechas para comprar una con más utilidades, con placas intercambiables para gofres y un grill. Rápidamente tuve que buscar una receta y adaptarla a los ingredientes disponibles en casa. El resultado fue unos gofres mucho más ligeros que los industriales porque estos, caseros, no llevan azúcar. Sigue leyendo

Gachas manchegas

Gachas manchegas

Gachas manchegas

Mi madre nos prepara gachas siempre que volvemos a casa por Navidad y en Semana Santa ¡es reconfortante volver a sentir ese sabor familiar!. Las gachas hay que consumirlas con moderación; cuando he querido averiguar un poquito más sobre la harina de pito (la base de esta receta) me he enterado de que se fabrica a partir de una planta que puede producir una importante enfermedad neurológica si se abusa mucho (pero mucho) de ella. Al parecer, en la postguerra española, la harina de pito (o almorta) produjo un gran daño entre las personas que no tenían otra cosa que comer más que gachas a diario. Por si a alguien le interesa el tema, aquí dejo un texto muy conocido sobre la historia de este alimento y otro texto más actual y alentador sobre las harinas de pito que se comercializan hoy en día. Sigue leyendo

Migas de Almeria con caldo de pescado

Migas de Almería

Migas de Almería

Teniendo en cuenta que soy manchega, la primera vez que fuí a Almería y prové las migas de mi suegra me quedé con la boca abierta, pues no sólo sustituía el pan por sémola sino que además lo acompañaba todo con un ¡caldo de pescado! raro raro…

De eso hace ya algunos años y hoy en día es mi  marido, almeriense por supuesto, quien hace las migas de sémola en casa y a los niños y a mí nos encantan.En Almería es tradición reconocida comer migas cuando llueve, aunque sea cuatro gotas no se desaprovecha la oportunidad de disfrutarlas. Es además una tapa muy apreciada en los bares locales y casi imprescindible durante los fines de semana para garantizarse la clientela. Sigue leyendo

Migas manchegas

Migas manchegas

Migas manchegas

Últimamente, mi madre nos obsequia con unas ricas migas manchegas cuando nos juntamos toda la familia en la casa de campo de mi hermana. Mientras ella remueve las migas en la cocina, mi marido y mi cuñado se dedican a asar chorizos, sardinas y panceta en la barbacoa; el resultado es espectacular. Después de comer lo mejor para bajar la comida es abrigarse un poco y marchar a dar un paseo por el campo manchego, ver pastar a las ovejas y recordar que en otro tiempo los pastores se quitaban el frío gracias a las calorías de unas buenas migas y su bota de vino. Sigue leyendo