Migas manchegas

Migas manchegas

Migas manchegas

Últimamente, mi madre nos obsequia con unas ricas migas manchegas cuando nos juntamos toda la familia en la casa de campo de mi hermana. Mientras ella remueve las migas en la cocina, mi marido y mi cuñado se dedican a asar chorizos, sardinas y panceta en la barbacoa; el resultado es espectacular. Después de comer lo mejor para bajar la comida es abrigarse un poco y marchar a dar un paseo por el campo manchego, ver pastar a las ovejas y recordar que en otro tiempo los pastores se quitaban el frío gracias a las calorías de unas buenas migas y su bota de vino. Sigue leyendo